ACOSO CALLEJERO y la ignorancia general masculina

Hoy vi un vídeo muy interesante de una youtuber llamada Alesya Crocodile, donde cuenta una experiencia de acoso callejero. Esta chica mientras iba de vuelta a casa en el metro de Madrid, un chico se le acercó y ligó con ella, lo cual no tiene nada de malo. El problema surgió cuando el chico le empezó a enviar mensajes todos los días, instándole a salir con él. Incluso un día, no sé sabe si por casualidad o a propósito, el chico la “encontró” en una estación de metro e intentó volver a ligar con ella de una manera insistente. Un año después, cuando ella se cambió de celular, ¡él le siguió a enviando mensajes!

La realidad de esta youtuber no dista mucho de la vivida por incontables mujeres en países latinoamericanos.

¿Qué chica no ha recibido silbidos o comentarios imbéciles en la calle?

Hay dos razones por las cuales este tipo de situaciones ocurren.

  1. Machismo arraigado
  2. Poca o incluso NULA educación acerca de ligar con una chica.

El problema desde hace años es que en la mayoría de sociedades han habido reglas invisibles y sobreentendidas de las cuales ABSOLUTAMENTE nadie habla en público. Esas reglas sin embargo son de suma importancia para la convivencia entre dos sexos. Entre los hombres y las mujeres.

Hay muchas personas que dan por hecho que TODOS saben de esas reglas, cuando la verdad es que solo un grupo de personas conocen de su existencia.

Pero, ¿de qué reglas estoy hablando?

Desde hace siglos los hombres y mujeres que quieren tener sexo tienen que acomodarse a ciertos lenguajes y costumbres para “aligerar” sus verdaderas intenciones sin tener que pasar por “pervertidos”.

Con el pasar de los años esa etiqueta social se ha mantenido. Muchas chicas no dicen directamente quiero tener sexo, al menos no en la primera cita. Ellas pueden decir cosas como: ¿quieres quedarte en mi apartamento a tomar algo?¿por qué no vamos a tu casa a ver una película solos?, solo estoy buscando amigos hombres y diversión, etc.

Hay varios mensajes de importancia crucial, para un hombre o para una mujer que están buscando sexo, que no salen a primera vista y que necesitan ser escondidos bajo la etiqueta social.

Yo tengo 24 años y con el paso del tiempo he aprendido acerca de la etiqueta invisible de comunicación entre hombres y mujeres en busca de sexo y amor. Pero lo aprendí por cuenta propia y creo que nadie, jamás se sentó conmigo y me enseño todos los significados de las señales que envía una mujer.

Poniendo aparte la terrible realidad machista que se vive en este país, un porcentaje del problema del acoso callejero es que hay muchos, y digo MUCHOS, hombres no tienen ni idea de esta etiqueta social de comportamiento.

¿No me creéis?

Aquí os cuento una experiencia mía.

Hace aproximadamente cinco años atrás, nunca había besado a una chica ni tenía la mínima idea de que era ligar o seducir. ¡Ojo! Tened en cuenta que hoy tengo 24 años. Es decir que cuando tenía 19 años no tenía experiencia alguna.

En ese tiempo, cuando no sabía nada de nada, quería sexo pero ¡joder! ¿cómo le pides sexo a una chica sin que se ofenda?

En Internet conocí a una chica para hacer intercambio de idiomas. Era una extranjera. Obviamente que lo de intercambio de idiomas era una excusa mía para buscar sexo. Así que “salí” con ella repetidas veces y un día la convencí de que vaya a mi casa para “hacer pizza”, pero me canceló en el último minuto.

Obviamente me enojé porque estaba con todas las ganas y me sentía frustrado. Según yo, había salido tantas veces con ella, así que teníamos que tener sexo. ¿Qué demonios había pasado?

Ahora si pudiese volver en el tiempo con la mentalidad que tengo en el presente hubiesen sucedido una de estas alternativas:

  • Conozco a esta chica por Internet, veo su foto, le digo que está guapa y que me gustaría salir con ella. Ella me dice que no está interesada, y yo le digo que pena. FIN

 

  • Conozco a esta chica por Internet, veo su foto, le digo que está guapa y que me gustaría salir con ella. Ella me dice que bien, hay que salir. Salimos y nos damos cuenta que no hay química para algo romántico o sexual. A pesar de ello notamos que nos llevamos bien. Así que solo quedamos como amigos. FIN

 

  • Conozco a esta chica por Internet, veo su foto, le digo que está guapa y que me gustaría salir con ella. También le parezco guapo y salimos. Ya de una la seduzco y ella me da las señales de que también le gusto. Al final de la cita terminamos besándonos y decidimos pasar la noche juntos. FIN

Si hay un rasgo común en estas tres historias es que yo expreso desde el inicio mis intenciones con ella. No digo ¡oh!, ¡hay que ser amigos! me meto en su Friendzone y espero que algún día me aprecie y se de cuenta de lo bueno que soy y me premie con sexo.

El sexo no es un premio.

A menos que pagues por él, el sexo es una actividad que hacen dos personas cuando se sienten atraídas sexualmente una por otra. Ojo, NO amicalmente………………. SEXUALMENTE.

El grave problema es que muchos de nosotros no hemos sido informados. Lo peor de todo es que se mantienen falsas creencias ancladas en el subconsciente de varios hombres.

Y eso puede generar hombres que creen que la única forma de ligar con una chica, es acosándola. ¿Después de todo? ¿Qué otra educación pueden ellos haber recibido?

Por ejemplo, el otro día estaba leyendo un meme que un amigo, que aprecio mucho, posteó en Facebook. Aquí se los muestro.

Mi amigo había escrito, Ahhh!!!, con razón tengo tantas amigas!!!

No lo culpo por su forma de pensar, porque yo también pensé así alguna vez. Y a pesar de que haya sido en broma, hay una verdad que está escondida en el subtexto del meme.

Según muchos hombres respetar a una mujer es no acostarse con ella o no tratar de acostarse con ella. Como si respetar a una mujer, fuese tratar de conservarla virgen y pura. En tal caso mi padre, y los padres de los que leen este artículo han faltado muchísimas veces el respeto a sus respectivas esposas. “Respetar a las mujeres” (notad comillas) es una idea totalmente absurda. ¡Las mujeres también quieren sexo! Ellas son seres humanos igual que nosotros. No sabéis la cantidad de veces que he escuchado la típica historia siguiente:

Yo tenía una amiga que era hermosa. Me da vergüenza decirlo, pero a veces me imaginaba cómo sería hacerle el amor. Pero yo siempre la respeté y nunca la toqué ni con el pétalo de una rosa. A pesar de haber sido un caballero con ella, ella conoció a un chico. Él era atrevido y aventurero; y no me caía bien. Sin embargo, ¡ella se sintió atraída por él! Salieron juntos, y se volvieron enamorados. ¡Era injusto! ¡Yo la había respetado!… pero al final ella lo eligió a él. Después el chico le sacó la vuelta con otra, y le rompió el corazón. Hoy me siento bien porque así le sucede a las chicas que no van por hombres buenos y que las respetan como yo. Muy a pesar de ello, tengo 26 años, nunca he besado a una chica y tampoco he tenido sexo. La vida es injusta.

Un mensaje a todos los hombres que han encontrado a una chica de la cual están enamorados o con la cual quieren tener sexo: Sed claros desde el principio. Díganle lo guapa que está y que les gustaría sacarlas en una cita. La peor respuesta que podéis recibir es un “no”.

Créanme, ninguna chica se va a sentir ofendida porque te parece guapa y porque quieres salir con ella. Tampoco vas a arruinar una amistad.

También tomen en cuenta que ninguna chica se acuesta con alguien solo porque es “un buen chico”.

Sé que muchos de vosotros me vais a criticar diciéndome que eso lo sabían todos.

¡Sorpresa!

Yo no lo supe cuando tenía 19 años y conozco chicos en sus 30s que desconocen esto totalmente.

Lo peor es que cuando no tienes idea de lo que haces y cuando le preguntas a las personas más cercanas ¿cómo hacer para gustarle a una chica? La respuesta más frecuente lacónica y estúpida que recibo es ahhhh… no sé, solo háblale.

…. sólo háblale…

No. Las mujeres no tienen sexo solo porque les hablas. Hay todo un proceso, hay todo un lenguaje corporal y varias reglas a tomar en cuenta. No es solo “hablarles“.

Volviendo al tema original, al tema del acoso. Apuesto que hay dos tipos de acosadores. Los acosadores que están conscientes de lo que es correcto hacer cuando te gusta una chica, pero igual cometen sus crímenes; y los acosadores, que no tienen la más mínima idea de la etiqueta social invisible, y por ello hacen sus porquerías. Según este segundo tipo, si una chica les dice que no tiene tiempo o que no está interesada, entonces eso significa que se está haciendo la difícil. Cuando a claras luces para una persona entendida en la etiqueta social invisible, es obvio que la chica NO está interesada.

Quiero dejar en claro que no defiendo a los acosadores. Lo que ellos hacen es totalmente condenable y deberían ser mantenidos a raya. El peso de la ley debería caer en su totalidad sobre ellos.

Pero si queremos acabar de raíz con este problema al menos en un porcentaje considerable, es necesario enseñar a los adolescentes como REALMENTE se respeta a una mujer.

Respetar a una mujer no es esconder que ella te gusta y creer que al ser su amigo, eventualmente ella tendrá que acostarse contigo.

Respetar a una mujer es ser claro desde un principio en lo que quieres con ella. Y si ella no quiere. NO INSISTIR.

Respetar a una mujer es saber cuando ella dice NO.

Cuando esta etiqueta sea clara para todos, tengo fe que nunca más se escuchará hablar de la friendzone.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *