Carta Inglesa de Amor……. escrita en Sangre

Decidiste aprender la lingua franca del siglo XXI. Pues bien, hay muchos que se han aventurado a ello. Al igual que los españoles, los vikingos, y los fenicios; te estás aventurando a zarpar a un mundo muy muy lejano.

Sin embargo tienes la suerte de aprender una lengua cuyo legado cultural está impreso globalmente. Desde finales del siglo XVI hasta nuestros días, el inglés se encuentra en todo el mundo gracias al Imperio Colonial Británico y al Neo-Colonialismo Estadounidense.

El imperio Británico en su máxima extensión

Los idiomas muchas veces se extienden por el comercio, pero algunas veces lo hacen a través de ríos de sangre. La lengua inglesa no es una excepción. Ella tiene pocas conjugaciones, por lo que es simple, pero su amplia gama de vocales la hacen polifacética y seductora. Ella es rica y aristócrata, pues en su verdadero nombre y apellido se distinguen sus ancestros que fueron grandes civilizaciones imperiales. Aún así el violento color carmín metálico de la sangre impregna su belleza, y por eso, es atractiva.

Son muy pocos aquellos que saben el origen de ella. Pues muchos ignoran completamente las épicas historias de Inglaterra. Incluso ignoran el propio termino en si: Inglaterra… ‘tierra de los anglos’.

Casi 2000 años atrás fue cuando llegaron por primera vez los legionarios romanos a las costas británicas.

Para ese entonces, incluso previo a la edad de bronce, ya vivía distinto gentilicio celta (la lengua materna de la difunta princesa Diana de Gales viene de esa cultura ancestral). El grupo más importante de los celtas que habitaban la isla era el de los britanos. De ahí el nombre “Bretaña” o “Gran Bretaña”.

Como el escritor Enrique Ros cuenta, Julio César tuvo que tomar la gran isla británica, para así poder evitar el apoyo de los britanos a los galos del territorio de la actual Francia. Por ello zarpó a la isla.

En el desembarco, las dos legiones, Legio VII Claudia y la Legio X Equestris, se encontraron con toda una corte de bienvenida britana, compuesta por hombres rugientes con espadas y jabalinas, listos para matar. Imaginaos cargar la armadura, más las lanzas y espadas, a metros de la playa, en el agua. Cuando las esperanzas se desvanecían y el valor flaqueaba entre los romanos, salió de entre las aguas un valiente legionario llevando el estandarte romano, con el águila imperial brillando contra el sol.

“Seguidme, compañeros soldados, a menos que queráis regalar el águila de vuestra legión al enemigo. Yo, por mi parte, voy a cumplir mi deber hacia mi general y hacia la república.”

Con el tiempo los britanos fueron conquistados y asimilados por los romanos, surgiendo así una cultura mestiza Britano-Romana que se mantuvo durante siglos.

Sin embargo, como bien es sabido, incluso los imperios más poderosos, finalmente colapsan, lo cual……. le pasó al Imperio Romano.

Fue en el año 450 después de Cristo, cuando Britania también cayó bajo el yugo de cuatro tribus procedentes de los territorios actuales de Países Bajos, Alemania, y Dinamarca: los frisios, los anglos, los jutos, y los sajones.

Fue violento. Personas fueron mutiladas, mujeres violadas, niños asesinados, y los ríos se tiñeron de sangre. Los cuerpos se apilaron para luego ser incinerados.

Y así comenzó la historia del idioma inglés.

Dos de estas cuatro tibus serían las más importantes y se unirían culturalmente como anglo-sajones.

Los pioneros de la lengua inglesa

El idioma de ellos era germánico y de la misma familia que el neerlandés, el alemán, el danés o el sueco. Es más, si sabes alemán podrás comprender la lógica gramatical del ‘inglés antiguo’ o ‘anglo-sajón’ porque el alemán, al igual que el islandés, conserva muchas características arcaicas que en la mayoría de lenguas germánicas modernas han desaparecido.

Estos violentos luchadores que lograron derrotar a las profesionales tropas romano-britanas, se establecerían para siempre en la isla. Así se inició la Edad Media, un tiempo de caballeros andantes, reyes combatientes, princesas en apuros, y supuestos dragones escupe-fuegos.

El inglés antiguo en comparación al moderno, tenía tres géneros como en el alemán. Había el masculino, el femenino y el neutro.

sēo sunne  the sun                 el sol                MASCULINO

se mōna    the moon              la luna               FEMENINO

þæt wīf     the wife/woman   la esposa/mujer   NEUTRO

En alemán se diría ‘die Sonne’ para el sol, ‘der Mond’ para la luna y ‘das Weib’ para la mujer.

Tienes la suerte de que con el paso del tiempo los géneros gramaticales de los artículos definidos se reducieron al famoso ‘the’. Hoy no tienes que aprenderte de memoria que la mujer es neutro, el sol es femenino y la luna masculino. Todo lleva el mismo artículo.

En la actualidad, de todas la lenguas europeas imperiales post-coloniales, el inglés se levanta como la más simple y la más fácil de aprender. Como joven aprendiz de esta lengua, deberías pagarle tributo respeto y profundo agradecimiento a los normandos franceses y a los vikingos escandinavos.

Gracias a las invasiones de ellos, hoy no es necesario aprenderse varios tipos de plural como:

SINGULAR          PLURAL

peanut (maní)     peanight

book (libro)         beek

goat (cabra)        gat

eye (ojo)               eyen

Como los escandinavos la tenían complicada para aprender cada forma de plural, solo le tuvieron que agregar una simple ‘S‘ como sufijo: peanuts, books, goats y eyes.

Me gustaría ahondar más en la gradual eliminación de los casos gramaticales, pero creo que ya lo dejé claro.

El inglés es simple.

Muy simple.

Si un día se presentan dificultades, piensa que hace 1500 años atrás, hubieses tenido el triple o cuádruple de problemas a resolver.

Por otro lado, aunque las palabras más usadas en inglés son de raíces germánicas. El inglés es una lengua extremadamente latinizada. Ninguna otra lengua germánica ha tenido tal influencia de las lenguas romances. Para poder demostrártelo en alemán ‘Geografía’ se dice ‘Erdkunde’ y en neerlandés ‘Matemáticas’ se dice ‘Wisskunde’. Si no te hubiese dicho el significado de ambas palabras germánicas, nunca hubieses adivinado su definición. Por el contrario, en inglés a pesar de ser un idioma germánico, un 58% de su vocabulario es de origen románico y comprensible para un hispanohablante. Por lo tanto si estuvieses de intercambio en una escuela de habla inglesa ‘Geografía’ sería ‘Geography’ y ‘Matemáticas’ ‘Mathematics’.

Hasta ahora quizá solo domines el castellano, pero una vez que aprendas el inglés, cambiará tu persona. A medida que hablas un idioma adquieres nuevos conocimientos y formas de ver no solo la gramática o los vocabularios, pero sino la vida misma. Nada será igual que antes. Una vez que domines la lengua de Shakespeare arribarás a las costas de otros mundos y podrás cuestionar tu propia lengua materna, e incluso tu propio YO.

Ánimos.

El inglés no será las costas pero el barco en sí.

Hay tantas tierra como personas por descubrir.

Soþlice mi estimado amigo, soþlice.

 

Fuentes:

  • Conquista Romana de Britania – https://www.apuntesdehistoria.net/britania-conquista-romana/
  • https://www.youtube.com/watch?v=_gwJHuEa9Jc

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *