PERÚ y ¿Por qué Sócrates odiaba la democracia directa?

 

Creo que cualquier sistema político que no sea democrático es fácil de criticar. Sin ir más lejos, creo que a ninguno de nosotros nos gustaría vivir en un régimen dónde papá gobierno decida que ropa debas llevar, que debas comer, que debas ver, que debas leer, y, en consecuencia, que debas pensar. Desde monarquías absolutas a dictaduras brutales, el autoritarismo directo tiende a crear una reacción directa.

Continúa leyendo PERÚ y ¿Por qué Sócrates odiaba la democracia directa?

¡Viva España! Aunque te duela peruano…

La semana pasada conocí a un andalú en un encuentro de intercambio de lenguas. Este español sureño había viajado por Sudamérica y estaba trabajando en una refinería de REPSOL en las afueras de Lima. Tiempo atrás había vivido también en Chile. Lo gracioso, a la vez trágico, es que él había llegado durante la celebración nacional chilena de su independencia de España.

Continúa leyendo ¡Viva España! Aunque te duela peruano…

SEXO, SEXO, SEXO, y ¿cómo hablarle a una chica? – Lo que aprendí en mi vida

Mis piernas temblaban, mi corazón latía con fuerza, y mis ojos evitaban su inocente mirada. No lo podía soportar.

Estaba sentado en frente de la primera chica que me gustaba.

Continúa leyendo SEXO, SEXO, SEXO, y ¿cómo hablarle a una chica? – Lo que aprendí en mi vida

Ser un INDÍGENA… ser un auténtico Hijo de PUTA

Hay dos tipos de racistas:

El racista clásico, aquel que saca la lengua de manera pérfida y obscena, el que dice, “negrete”, “indio serrano”, “amarillo”, “cholo de mierda”, etc. Tal racista, lo admite y es tajante y firme en sus convicciones. Un auténtico Nazi.

El racista pos-moderno, en cambio, se esconde bajo la mea culpa del colonialismo europeo y bajo el aura de proteger a todas esas culturas originarias tan indefensas en américa.

Continúa leyendo Ser un INDÍGENA… ser un auténtico Hijo de PUTA

DON’T SPEAK ENGLISH!!! – while taking the bus back home.

Most of the time, a book can help me overcome the one and a half hour tedious waiting time before arriving to my sweet sweet home in the ass-end of the world (as you should know I live in the outskirts of my dear gray city, Lima). Anyway I am not the average untrusting limeño that has a serious paranoia issue of getting mugged, kidnapped or raped. Instead, I am more of the daily socialite that enables conversations with complete strangers just to kill off the boredom of the trip. I chat most of the time with foreigners, since it’s easier to approach them. Especially if they are Europeans, since they don’t have the usual Peruvian post-traumatic stress disorder with total strangers.

Continúa leyendo DON’T SPEAK ENGLISH!!! – while taking the bus back home.