DEJEMOS DE LADO A PERÚ, fundemos otro país.

Me gustaría pasar la optimista página que veríamos en un brochure de Prom Perú e ir a la siguiente. El problema con La República del Perú no es el gobierno. El gobierno funciona como un espejo de nosotros mismos, sus DEFECTOS son solo el reflejo de las taras que tenemos como sociedad. ¿Qué vicios GENERALIZADOS identificamos en un peruano o en todo caso en un limeño?

1. Individualismo egocéntrico: Si tengo dinero o poder, el beneficio es SOLO mío o en todo caso de mis allegados.

2. Falta de honradez: Si tengo la oportunidad de robar y no lo hago… soy un idiota. En otras palabras, la línea de conducta a seguir es la del “criollo.” Roba, miente, y traiciona pues si no lo haces alguien lo hará y al fin y al cabo… TODOS lo hacen. ¿Les suena conocido ese tipo de pensar actuar?

3. ¿Tolerancia? ¡no! Indolencia es su verdadero nombre: En otros países la corrupción es simplemente inaceptable. Pues claro que incluso en esos países hay corrupción y siempre la va haber. Pero aún así, repito… es in-a-cep-ta-ble. En Perú por el contrario, estamos dispuestos a poner a gente de dudosa reputación en el gobierno porque: “Roba, pero hace obras.” Nuestro criterio de selección está atrofiado y enfermo. Hemos reducido nuestros estándares de calidad al suelo.

El problema del gobierno peruano es que no satisface nuestras expectativas. Muchos todavía siguen viviendo en la pobreza, la educación es pésima, el sistema de salud y pensiones es un desastre. En conclusión es difícil que el sistema cambie. Dado que nuestro sistema es una consecuencia de nuestra conducta ciudadana, deberíamos cambiarnos a nosotros mismos. En otras palabras cambiar la mentalidad de muchísimas personas (ojo yo también tengo defectos, no quiero excluirme). Eso nos demoraría siglos en el mejor de los casos. Siglos.

Lo que yo propongo es totalmente distinto. Dejemos de lado al estado peruano. Dejémoslo de lado. Pues es intrínsecamente incompetente e ineficaz. El problema con muchos idealistas que quisieron cambiar al país fue ese: Quisieron cambiar al país.

Quizá muchos me tildaran de soñador e irrealista. Irreal es cambiar la mentalidad de todo un país. Lo que yo propongo es algo pragmático pero pensando fuera de los estándares normales: Creemos un nuevo país con gente con una mentalidad distinta.

Para los escépticos les voy a contar una anécdota: Hace unos años mi familia y yo nos fuimos de viaje a una comunidad llamada Porcón en Cajamarca. Ese lugar parecía un país dentro de otro. Algo así como Pozuzo, pero no tanto por sus costumbres y vestimentas, sino por su alta calidad de vida en comparación a otras comunidades. Los bienes materiales no son siempre sinónimo de progreso, pero el hecho que campesinos tuviesen celulares de último modelo y televisores pantalla plana (en esa época no eran comunes) me indicó que pobres no eran. Porcón es una comunidad evangélica y la razón de su progreso no se debe en tanto a la religión. Sino a la conducta y forma de actuar que tienen: honradez, disciplina, solidaridad, y trabajo para el beneficio de toda la comunidad.

No intento impulsar la creación de una utopía, pero de un país que con defectos sea mejor que en el que vivimos. ¿Quién no quiere una calidad de vida decente al menos? ¿Quién no quiere darle una educación de primera a sus hijos? ¿Quién no quiere tener la seguridad de que el estado se va a ocupar de ti?
Ese tipo de beneficios se dan en muchos países europeos occidentales, sino en todos. ¿Por qué no disfrutar de ellos?

Para los que me digan que es imposible, ¿saben que hay países con una menor población que Lima y que poseen una calidad de vida mejor a la nuestra? Lima tiene aprox. 9 Millones de habitantes. Luxemburgo tiene solo medio millon. Bélgica solo 2 millones más de personas que Lima. Podemos iniciar un nuevo país con solo quizá un grupo de amigos, luego si seguimos adelante seremos decenas de personas, después quizá en diez años 100 personas, y un día podríamos llegar a un millón o más. Un grupo de personas con sus propias leyes y propios beneficios ajenos al estado peruano Si compramos propiedades de poco en poco dominaríamos ciudades y tendríamos nuestro propio estado. Todos los ciudadanos de este país seríamos beneficiados con la mejor educación y el mejor sistema de salud, al menos en contraste con el sistema peruano. Un país dentro de otro país. Con sus propias reglas. Con su propio estilo de vida. Y su propia calidad de vida.

Obviamente yo no soy leguleyo ni tengo los conocimientos que muchos de ustedes deben tener. Pero de eso se trata. Que fluya el conocimiento de otros para crear algo nuevo. Una nueva sociedad independiente de este país.

Si nos unimos personas con mentalidades similares y ajenas a los vicios peruanos podríamos crear algo nuevo. Un Nuevo Estado ajeno a la actual República del Perú. Un país donde todos sus ciudadanos sean beneficiarios. No un país como en el que actualmente vivimos que está al servicio de las corporaciones transnacionales y no al servicio del ciudadano común y corriente.

Comencemos algo nuevo.

Raúl A. Valero Chávez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *