diSOLUCIÓN: La Corrupción cura El racismo

Yo nunca fui un racista convencional, pues nunca tuve animadversión por los judíos, negros o árabes; que suelen estar en la mira de los movimientos racistas tradicionales. A pesar de eso, siempre hubo un grupo en especial que me causaba desagrado y, hasta algunas veces, repudio.  Mi desprecio subrepticio siempre fue dirigido a los peruanos criollos, es decir, a aquellos blanquitos de ascendencia española o de cualquier ascendencia europea, que aún sobrevivían como una plaga desde tiempos del virreinato. Me daban asco, pues al igual que Hitler culpó a los judíos de joder a Alemania, yo los culpaba a ellos de haber jodido al Perú, y haber sumido al resto de la población en la pobreza.

Aún hasta este día recuerdo haber tratado mal, o con cero cortesía, en alguna u otra ocasión a alguien por su color de piel y por su acento “pituco”, a pesar de la amabilidad de esa persona conmigo.

Paradójicamente, a pesar de haberme dado el arduo trabajo de modificar mi acento y extirpar sonidos y vocabulario de mi castellano coloquial… yo sueno como un pituco criollo (español americano de clase alta). Lo cual es curioso pues soy de ascendencia indígena y vengo de Puno.

Para empeorar aún más mi situación y demostrar la enfermiza esquizofrenia de mis antiguos prejuicios , yo estuve en un colegio “pituco” y parte de mis amigos y compañeros, son “pitucos”. Por esa razón, es que sueno como ellos. Once años en un colegio así, no te deja escapar al mundo sin un rastro en tu elección de palabras… ¿Manyan?

No quiero seguir reiterando este punto, pero básicamente, muchas de las personas que yo aprecio, admiro y les tengo afecto, forman parte de esta minoría de peruanos.

Es por ello que solo desde hace unos meses, tiré por la borda completamente ésta estúpida discriminación racial, sobre todo después de enterarme que el médico de cabecera de la madre de Hitler era judío.

Además es obvio que así como hay Benavides en la Confiep, Vitochos en el Congreso y algún idiota de la familia Mariategui en la prensa; también han habido Billinghursts, Javier Diez Cansecos, Herauds y Belaunde Terrys. Gente honrada y con grandes ideales. Personajes de nuestra historia a los cuales respeto profundamente, sin importar sus raíces.

La superación de esta bochornosa tara mía se vio confirmada, curiosamente, hace unos días, durante uno de los eventos más importantes de Perú en sus últimos diez años.

Fue cuando abrieron las válvulas de la cloaca congresal y se liberó tanta mierda, que me dí cuenta que aunque el color de la caca era distinto, el olor nauseabundo era igual de repugnante.

Criollos como Olaechea, Vitocho y Araoz cogidos del brazo con cholos o mestizos como Becerril, Salgado y Mamani. El Perú racista y corrupto del siglo XIX se había esfumado para dar paso a la inclusión de los cholos en los engranajes de la pérfida maquinaria de corrupción neo-liberal del siglo XXI. De vuelta a los tiempos Virreinales en que los nobles indígenas y los españoles se enriquecían de la explotación de sus plebeyos.

Esto es multi-culturalismo puro.

Los dueños del país: cholos y criollos juntos… Hermoso! <3

Pero así como vemos a escorias de distintos orígenes juntas, también vemos a grupos de personas correctas, que luchan y han luchado por el país, sin importar que su idioma materno sea el quechua, el aymara o el castellano limeño o arequipeño.

Así como la maldad, la codicia, el latrocinio y la mentira trascienden colores de piel; pues así mismo sucede con virtudes como la honradez, la solidaridad y la valentía.

Hoy en Perú, hay vientos de cambio. Ya no podemos seguir culpando a los españoles de haber arruinado al país, ni decir que todos los políticos son corruptos, ni, peor aún, que el peruano es corrupto.

Da igual el color de piel, pues lo único que importa es en qué lado late el corazón de cada uno. Eso es lo único que nos puede unir, más allá de nuestros diversos orígenes.

Sacado de: http://www.telemetro.com/internacionales/Varias-ciudades-Peru-disolucion-Congreso_0_1286872077.html

Hay que cogernos de los brazos y caminar firmemente para detener la desgraciada inercia en que el país ha sido sumido desde hace décadas. La responsabilidad cae directamente sobre nuestros hombros para los comicios de Enero 2020. Quizá nunca más vayamos a tener una oportunidad así. Es la adversidad que forja el carácter y también es ella la que genera la unión. Todos somos peruanos y hay que dar justicia a lo que siempre decimos de nosotros mismos. Estar orgullosos de nuestra comida o equipo de fútbol no va ser suficiente, si queremos un cambio en los siguientes cuatro meses. Vamos a necesitar algo más que eso. Y esto es dicho por un antiguo racista.

Radwulf

07/10/2019

 

 

 

Autor: Radwulf93

My name is Raúl Valero and I was born just next to the great Titicaca lake in the peruvian side of the border. Since I was fifteen years old I have shown interest for movies and in my early twenties for languages in general. I'm deeply in love with cinema and european languages alike. "Kinolingua" stands for "Kino", that is "cinema" or "movement"; and "lingua", for "tongue" and "language". I was thinking about writing a long biography, but I guess it would be just an egocentric literary jerk-off. If you have any questions about me, feel free to write me an e-mail to "rauval1@gmail.com" . I hope you enjoy my blog. Sincerely, R.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *