LA MUERTE DE STALIN – una comedia en la diabólica burocracia rusa

Stalin ha muerto. ¿Qué hacer?

Imagínate vivir en un partido político donde uno de tus compañeros de trabajo ha mandado a matar a tu madre y en la siguiente reunión-a pesar de que todos saben del crímen de tu colega- tienes que sonreírle y dar la impresión a todo el grupo de que estás de acuerdo con esta decisión, pues si tu madre ha sido acusada de traidora, entonces esa es la verdad. No solo eso, pero este colega ya está pensando en mandarte al otro mundo y para defenderte tienes que convencer a los otros miembros del partido de acusar colectivamente a este bastardo de ser espía de la CIA, para así cepillartelo con la ayuda del ejército.

Todos están a un paso de terminar con tu vida y tú también estás a un paso de clavar el cuchillo en diferentes espaldas. Esta es la realidad de la cuarta película del realizador escocés Armando Ianucci, donde la burocracia deja de ser algo soporífero, soso y aburrido; y pasa a ser una hilarante comedia negra.

El aterrador Beria… a punto de mandarte a un gulag.

A comparación de otras películas occidentales donde los actores de habla inglesa hacen uso de un horripilantemente forzado acento ruso, aquí como expectador vas a escuchar desde el acento rustico de Yorkshire de Jason Isaacs hasta el acento callejero de Brooklyn del dínamico Steve Buscemi. Por paradójico que suene, al establecer los diferentes acentos anglosajónes al inicio de la película, la inmersión en la historia es inmediata.

El momento de la película en que todo el equipo técnico se mojó las bragas.

En ninguna escena hay algún paso en falso en el aspecto actoral, por el contrario, cada actor lleva equitativamente el peso del drama sobre sus hombros.

La muerte de Stalin es definitivamente la mejor comedia negra que he visto hasta ahora. Funciona tan bien que yo la tengoposicionada en el mismo baluarte donde reposan Los Físicos y La visita de la vieja dama de Dürrenmatt. Este filme ha sido hecho para aquellos que quieren morirse de risa, algo que paradójicamente le acontece al mismo Stalin en esta película.

05.10.2021

Radwulf

Autor: Radwulf93

My name is Raúl Valero and I was born just next to the great Titicaca lake in the peruvian side of the border. Since I was fifteen years old I have shown interest for movies and in my early twenties for languages in general. I'm deeply in love with cinema and european languages alike. "Kinolingua" stands for "Kino", that is "cinema" or "movement"; and "lingua", for "tongue" and "language". I was thinking about writing a long biography, but I guess it would be just an egocentric literary jerk-off. If you have any questions about me, feel free to write me an e-mail to "rauval1@gmail.com" . I hope you enjoy my blog. Sincerely, R.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *