Lars Von Trier: La Crucifixión de Cristo y el retorno de Jehová

¿Y si Jesús no hubiera perdonado a la humanidad cuando estuvo en la cruz?

“Existe Auschwitz, no existe Dios” – dijo alguna vez el escritor italiano Primo Levi. La causticidad de sus palabras inició un debate filosófico que se mantiene vivo hasta el día de hoy. ¿Cómo puede existir Dios y permitir semejantes atrocidades? Dogville, del vanguardista cineasta danés Lars Von Trier, pone en cuestión este tema de una manera maestra.

Dogville es un pequeño pueblo perdido entre los bosques y montañas de los Estados Unidos. Sus habitantes viven vidas muy simples y paupérrimas en los años de la Gran Depresión.

Dogville in the US of A.

Nada fuera de lo común, y como en toda vida de pueblo, ésta transcurre de manera monótona y sin cambio alguno.

Y todo habría sido así, de no haber sido por la llegada de una bella y joven fugitiva llamada Grace.

Tom, el joven escritor frustrado de Dogville, la acoge en su casa y logra convencer a todos los habitantes del pueblo para que la dejen quedarse.

Tom y Grace.

Los habitantes de Dogville, aunque con un recelo inicial, acogen cálidamente a Grace, a pesar de que la policía la busca por todo el condado con un alto precio por su cabeza.

Grace, en honesta retribución por ese favor, se vuelve una ayudante de todos los habitantes de Dogville. Cada día ella va de casa en casa a ayudar en los quehaceres del hogar, a escuchar los problemas de cada uno, a ayudar en el estudio, a cuidar a los enfermos, etc. Además, los pueblerinos le dan una buena propina por sus trabajos.

Con el paso del tiempo, los pueblerinos la aceptan cálidamente en su comunidad.

Lamentablemente, la policía sube exponencialmente la recompensa por su cabeza y esto despierta lentamente la codicia de todos los habitantes.

Ellos acceden a seguirla teniendo como fugitiva, sí ella accede a trabajar el doble y a cobrar la mitad.

Desesperada y confiando en la buena voluntad de los pueblerinos, ella accede inocentemente.

Por increíblemente difícil de creer, este trato poco a poco se transforma de abuso a cruel explotación, llegando hasta los límites de encadenar y violar sexualmente a la pobre Grace.

Poco saben los pueblerinos de Dogville, acerca de las futuras consecuencias de sus acciones. Muy poco.

El 27 de Enero de 1945, después de empujar exitosamente a los nazis fuera del sur polaco, la división de infantería número 322 del ejército soviético entró al campo de exterminio que años después entraría a la historia como uno de los peores y más oscuros capítulos de la humanidad: Auschwitz.

Como contaría el teniente Ivan Martynushkin: “Era difícil verlos. Recuerdo sus caras, especialmente sus ojos que revelaban su tormento”

Después de Auschwitz, surgieron dos bandos en el mundo intelectual:

  1. Aquellos que alegaban que Auschwitz fue un horrible pero inevitable efecto colateral de la libertad brindada por Dios.
  2. Aquellos que negaban completamente la existencia de Dios al haber permitido semejante crueldad (como Primo Levi).

Hace unos meses encontré una tercera propuesta en contra de lo que escribió Primo Levi: Auschwitz es la prueba fidedigna de la resurrección del Dios asesinado por Nietzsche.

Según esta propuesta, Auschwitz nos demostró que el Dios egocéntrico, colérico, celoso, y sediento de sangre del antiguo testamento volvía a la vida: el mismo dios que dejaba a un oso despedazar a un grupo de jóvenes (2 Reyes 2:23–24), el que mataba a un hombre por no tener sexo con la esposa de su difunto hermano (Génesis 38), el que dejó que se ahogaran incontables niños y mujeres en un diluvio (Génesis 7:20-23) y el que retaba a un discípulo suyo a matar a su propio hijo; ese mismo respiraba de nuevo.

Al igual que en otras obras literarias o cinematográficas, Dogville se alimenta en gran medida de la mitología cristiana. El personaje de la inocente Grace, que por su bondad es martirizada por todo el pueblo; tiene ciertos paralelismos con Jesucristo.

 

A comparación de todos los habitantes de Dogville que en su mayoría son de la clase trabajadora, Grace es una hermosa chica de la ciudad, vestida lujosamente, y con delicadas manos de alabastro; que cae repentinamente a un mundo ajeno al de ella.

Cuando es condenada injustamente, la encadenan a una pesada rueda de metal que tiene que arrastrar por todo el pueblo.

Por último, cuando la persona en la que más confía (Tom) la traiciona y es condenada a una aparente muerte segura, su padre aparece como un deus ex machina y la salva.

Es en ese momento de la historia que nos enteramos que el padre de Grace es el jefe de una de las familias mafiosas más poderosas del lugar. Y creedme, que él no se lo toma a la ligera, al enterarse de los crímenes que se cometieron contra su hija.

Curiosamente el padre de Grace no es el típico rufián violento, por el contrario se muestra como un padre calmado y amoroso con su hija, además de desear que ella tome el poder en la organización criminal que dirige.

El padre y su hija tienen una interesante conversación acerca de la futura suerte de todos los pobladores de Dogville.

A pesar de todas la humillaciones por las que tuvo que pasar Grace, ella se niega rotundamente a dejar que su padre ejecute a todos los que le hicieron daño.

Su padre por el contrario argumenta que ella no puede simplemente quitarles el derecho de pagar por sus crímenes. Además añade que el simple hecho de no castigarlos, demuestra la arrogancia intrínseca de ella, que se posiciona en un pedestal de alta moral encima de todos.

Esta parte de la película es mi favorita, y posee uno de los debates filosóficos más fascinantes con los que me haya topado alguna vez.

Esta es claramente una metáfora de la conversación entre Jesucristo y Jehová.

Jesucristo aboga por la vida de los que lo martirizaron al igual que Grace; mientras que Jehová, el Dios del Antiguo Testameto, reclama un castigo al igual que el padre de la fugitiva de esta historia.

Al final, el padre de Grace le dice que es la decisión de ella y le pide que lo piense. Ella sale a caminar por el pueblo de Dogville a reflexionar antes de tomar una decisión. Para este momento, las calles están bajo la amenazante presencia de los hombres armados de su padre. Incluso, ella se siente avergonzada de ser parcialmente la causa del pavor de los dogvilianos.

Mientras camina por las calles de Dogville mirando las casas con sus habitantes asustados dentro, el narrador omnipresente de la obra nos explica lo que está pasando por la mente de Grace.

(ver traducción abajo)

NARRADOR: “¿Cómo es que ella siquiera podía odiarlos, si en principio todo sucedió por la mera debilidad de ellos? Ella hubiera hecho probablemente lo mismo que ellos, si ella hubiera vivido en una de esas casas. Juzgarlos como si se juzgara a sí misma, como lo diría su padre. ¿Acaso ella, honestamente, no habría hecho lo mismo que Chuck y Vera y Ben y la Sra. Henson y Tom y toda esta gente en sus casas?”

En ese momento la luna sale de entre las nubes nocturnas e ilumina sin piedad a cada uno de los habitantes de Dogville.

NARRADOR: “Grace se detuvo y mientras lo hizo, las nubes se esparcieron y dejaron pasar la luz de la luna y Dogville atravesó otro de esos pequeños cambios de luz. Era como si la luz, previamente tan piadosa y tenue, finalmente se negara a encubrir al pueblo por más tiempo…. La luz ahora penetraba cada imperfección y defecto en los edificios… y en… ¡las personas! Y de repente, ella supo muy bien la respuesta a su pregunta. Si ella hubiera actuado como ellos, ella no podría haber defendido ni una sola de sus acciones y no las podría haber condenado de manera suficientemente severa. Era como si su tristeza y dolor finalmente asumieran su lugar correcto.

No.

Lo que ellos habían hecho no había sido lo suficientemente bueno. Y si uno, tenía el poder de corregirlo, entonces era el deber de uno de hacerlo por el bien de otros pueblos. Por el bien de la humanidad. Y no en menor medida, por el bien del ser humano.”

Finalmente Grace vuelve a su padre, y le da luz verde. Sus hombres abren los bidones de gasolina y proceden a quemar las casas. Luego sacan las Thompsons y ametrallan violentamente a hombres, mujeres y niños. Corren los ríos de sangre y la luna se torna roja.

Grace mira la masacre desde el automóvil de su padre que funciona como un trono. A pesar de tener la oportunidad de cerrar las cortinas o de huir de la hecatombe, ella decide mantener abiertas las cortinas de sus ventanas y ver toda la masacre con sus propios ojos. Su orden de asesinato de los dogvilianos, no es basada en rencor, odio, o deseo de venganza alguno; sino en una responsabilidad moral de castigo.

Este es el retorno al Dios Padre de la Biblia.

Si la Biblia falla en justificar propiamente las fatídicas acciones del Dios del Antiguo testamento, Lars Von Trier lo deja muy claro con Dogville. Como personas estamos acostumbrados a comprender conceptos difíciles por medio de parábolas. Dogville funciona como tal y explica el lado oscuro de la humanidad más el castigo bíblico de dimensiones genocidas.

Si hay algo que me resulta impactante, son los motivos de la decisión de Grace. Ella lleva a cabo una brutal hecatombe, no por rencor, sino por un puro anhelo de justicia. ¿Es una justicia perfecta? Claramente no (muere un bebé). Pero no es ninguna decisión fría ni una decisión basada en el odio. Y muy a pesar de carecer de alguna de estas dos razones, su decisión tiene alcances altamente destructivos.

Lo que complica aún más su decisión, es su deseo de “un mundo mejor” donde no haya un pueblo como Dogville y paradójicamente no pierde su fe en la humanidad.

Genocidio con esperanza. Quizá el gran Dios en el cielo, pensaba en eso cuando aniquilaba miles de personas.

Que días tan oscuros en que incluso el más puro deseo de un mundo mejor no impide que la sangre de muchos corra en ríos largos e interminables.

Ahora Dios no es tan difícil de comprender.

Radwulf

12/11/2018

p.s. De ninguna manera justifico los horripilantes hechos acontecidos en Auschwitz ni intento implicar que fue la culpa de los judíos. Los inocentes mueren sea bajo una causa justa o injusta, pues ese es el efecto colateral de los genocidios divinos. Todos pueden morir arbitrariamente.

Fuentes:

https://www.washingtonpost.com/news/worldviews/wp/2015/01/27/what-a-soviet-soldier-saw-when-his-unit-liberated-auschwitz-70-years-ago/?noredirect=on&utm_term=.7ae6a847fcde

Autor: Radwulf93

My name is Raúl Valero and I was born just next to the great Titicaca lake in the peruvian side of the border. Since I was fifteen years old I have shown interest for movies and in my early twenties for languages in general. I'm deeply in love with cinema and european languages alike. "Kinolingua" stands for "Kino", that is "cinema" or "movement"; and "lingua", for "tongue" and "language". I was thinking about writing a long biography, but I guess it would be just an egocentric literary jerk-off. If you have any questions about me, feel free to write me an e-mail to "rauval1@gmail.com" . I hope you enjoy my blog. Sincerely, R.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *