¿Matar a un ser humano? – Opinión acerca del aborto

Soy un liberal. Mi corriente ideológica se asemeja a la de un sueco nudista fumando un porro con las pelotas al aire. Lo digo porque para muchos peruanos yo soy similar a un alienígena caído del espacio, pues mis puntos de vista son extremadamente disimiles a la de la mayoría.

Sin embargo, a pesar de que sea abierto a tener amistad con gays, y que apoye la legalización de la marihuana; el tema del aborto desde siempre me ha parecido un tema muy delicado.

La mayoría de amigos que tengo están a favor del aborto, pero los argumentos que usan a favor me parecen risibles.

Yo por mi parte, estoy a favor del aborto pero al mismo tiempo tengo una posición que muchos considerarán RADICAL.

Déjenme explicársela.

En la mayoría de países está prohibida o restringida el asesinato, o en otras palabras la terminación de una vida.

El quid del asunto es, ¿a partir de qué punto el feto puede ser considerado un ser humano? Yo soy de la opinión que jamás nos lograremos poner de acuerdo respecto a eso.

Ello da como consecuencia que si un óvulo fecundado y un bebé de ocho meses no son considerados seres humanos, significa que pueden ser sometidos legalmente no solo a la muerte pero también a cualquier tipo de experimentos.

La burda idea que tienen algunas personas, de que un bebé o feto, no es un ser humano hasta que no haya salido de la vagina de su madre o que haya sido extraído por cesárea, me parece sinceramente idiota.

También el argumento de “es mi cuerpo y hago lo que quiero” es igual de estúpido. Es claro que al menos desde algún momento del embarazo estamos hablando de un segundo ser. Así que decir “es mi cuerpo” es sumamente impreciso. De ser así, un bebé de nueve meses podría ser sometido a una extirpación, pues se trataría de un “apéndice” de la gestante, o al menos estaría en la misma categoría ¿no?

Sin embargo, seguro que muchos están sorprendidos que yo esté a favor del aborto. ¿Cómo es eso posible?

Hay una oscura verdad que es un secreto a gritos desde hace siglos. Muchos estados realizan todo tipo de actividades ilegales, entre las cuales está el asesinato, para poder llegar a ciertos fines. Y lo hacen a través de distintas organizaciones o agencias como ejemplo tenemos a la FSB rusa, la Mossad, y la CIA, entre muchas otras.

La terminación de la vida de un individuo es “ilegal”, pero si es el estado mismo que lo clasifica como tal, significa también que ese mismo estado puede terminar con distintas vidas, pues dispone del poder fáctico para hacerlo.

De jura lo que digo puede ser debatido, pero de facto es simplemente muy difícil de hacerlo.

¿Por qué tenemos que defender la máxima de “no matarás” si de todas formas lo hacemos o lo hacen nuestros estados, que al fin y al cabo son una extensión de nosotros?

Hay tantos cobardes que no pueden lidiar con la verdad y tienen que inventar eufemismos pusilánimes como “daño colateral”, “neutralización del objetivo”, o mi favorita: “interrupción del embarazo”.

¿Por qué no llamarlo “aborto”? ¿Qué? ¿La realidad de matar a un ser humano es tan dura que no tienen ni los huevos ni los ovarios para llamarlo como tal?

Yo no estoy en contra de “no matar” y además un óvulo fecundado, no siente dolor ni tiene conciencia. E incluso un feto anterior a la semana 20 de embarazo le es imposible sentir dolor alguno. Si uno se imagina terminar con la vida de un ser con el chasquido de los dedos y que este desaparezca en un parpadear de ojos sin dolor alguno, ¿qué tiene de malo?

Yo creo que de por sí matar, sea a un animal o a una persona, es bueno o malo de acuerdo a las circunstancias que determinan el hecho.

En especial si este ser es incapaz de tener sufrimiento alguno, deja abierta muchas posibilidades en la ética.

Sin embargo hay límites. Cuanto más tarde pasa el óvulo en el útero de la mujer, menos ético es matarlo. En otras palabras, cuanto más humano es, mayor es el remordimiento.

Una mujer que ha concebido, puede darse cuenta de su embarazo después de 14 días. Yo creo que resulta razonable que una mujer aborte en el periodo de los primeros meses, y si es posible semanas, gracias a las píldoras abortivas que ahora existen.

Pero hacerlo después de muchos meses, no solo me parece absurdo pero me parece irresponsable, inhumano, y sobre todo cruel.

Sí señores, CRUEL.

La terminación de una vida, el asesinato, homicidio, o como quieran llamarlo existe y debería ser regulado. ¿Por qué creen que existe la pena de muerte en distintos países?

Personalmente no estoy a favor de la pena de muerte, pues para mi es una medida populista que no resuelve absolutamente nada.

Pero si quieren llevar a cabo la legalización del aborto, van a tener que lidiar directamente con la realidad del hecho en sí. El aborto es la terminación de una vida, independientemente que sea un óvulo o un bebé de nueve meses. No importa si uno está a favor o en contra del aborto (pues yo estoy a favor bajo ciertas condiciones), ésta es una dura realidad que no debe seguir siendo tapada con eufemismos cobardes como “interrupción del embarazo”.

Este es un sapo que todos vamos a tener que tragar si queremos hacer un debate, nos guste o no.

Por Raúl A. Valero Chávez

14/06/2018

Publicado por

Radwulf93

My name is Raúl Valero and I was born just next to the great Titicaca lake in the peruvian side of the border. Since I was fifteen years old I have shown interest for movies and in my early twenties for languages in general. I'm deeply in love with cinema and european languages alike. "Kinolingua" stands for "Kino", that is "cinema" or "movement"; and "lingua", for "tongue" and "language". I was thinking about writing a long biography, but I guess it would be just an egocentric literary jerk-off. If you have any questions about me, feel free to write me an e-mail to "rauval1@gmail.com" . I hope you enjoy my blog. Sincerely, R.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *