¿Por qué sonaban raro en las películas en blanco y negro?

Es la típica pregunta que todos hemos tenido alguna vez. ¿Qué demonios con el acento de Katherine Hepburn, con el de Rita Hayworth, o con el de Charlton Heston?

Es como si a partir de los 60s el acento estadounidense hubiese cambiado radicalmente de la nada. ¿Qué pasó?

La respuesta es muy simple: el acento de los estadounidenses era el mismo desde siempre.

¿Entonces? ¿Por qué en las películas tenían un acento similar al británico de Londres?

La respuesta: el acento transatlántico.

En el tiempo que el imperio británico seguía todavía a duras penas en pie, contemporáneamente al estadounidense, los productores de cine de Hollywood necesitaban un acento que fuese entendido y aceptado no solo en Estados Unidos de América pero también al otro lado del atlántico en Gran Bretaña, y en otros lugares como en Australia, Nueva Zelanda o en Sudáfrica.

Por tal razón, los actores estaban obligados a aprender y a dominar este acento artificial que combinaba los sonidos de ambos acentos, del británico y del estadounidense.

A medida que pasó el tiempo, aparecieron actores como John Wayne que quisieron usar su acento nativo en la pantalla grande y además después de la Segunda Guerra Mundial, Gran Bretaña perdió su liderazgo como potencia mundial.

Así desapareció por completo un acento creado exclusivamente para el cine. Un acento completamente artificial y diseñado por lingüistas. Creo que sabiendo que algo como un acento puede ser puramente subjetivo, es algo absurdo argumentar que uno está obligado moralmente a conservar su acento de nacimiento.

Incluso el acento que hablamos fue manipulado por miles de generaciones de personas que una vez lo hablaron.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *