¿qué tan difícil es aprender el francés? – experiencia propia

Sí estás buscando la forma de poder hablar como Pepe Le Puf, este artículo es para ti. No es sorpresa que el francés sea una lengua romance (no, no del tipo Titanic o Crepúsculo) ósea que viene del latín.

Cuando estaba en el colegio, siempre soñé con poder hablar francés. Mi hermana estudió en un colegio de monjas donde dictaban clases de ese idioma, así que en casa ella me enseñó a pronunciar los distintos tipos de e de u y de i.

Años después me interesaría en el idioma francés a través de una chica, que era francófila, de la cual me enamoré. Acto seguido me metí a la Alianza Francesa y después hice trabajo de voluntariado por tres meses en Canadá Francesa.

En serio, no es necesario ser un genio lingüístico para aprender este idioma. Es cierto, que la pronunciación demanda trabajo en el aprendizaje de casi 13 vocales en comparación a las 5 que tenemos en castellano. Pero en general, con un conocimiento básico del idioma, uno ya puede leer textos de dificultad moderada por la similitud lingüística del francés con el español. Hay una similitud léxica, es decir lo parecidas que son las palabras, bastante alta con un porcentaje del 85%.

Las frases básicas de todo idioma son poco diferentes en ambas lenguas:

Je suis Raoul et j’ai vingt-un ans.

Yo soy Raúl y tengo veintiún años.

Lo que varía en la oración es que en vez de tengo se usa j’ai que se traduce como yo tengo ósea je + ai. J’ai se pronuncia como ye en español, pero con una y fuerte y es la contracción de Je (Yo) y ai (tengo). Todo lo demás es casi igual.

Sí ya sabes inglés, estarás acostumbrado a las contracciones. De hecho, las contracciones como el I’m de I am, el don’t del do not, o el I’ll de I will; tienen origen del francés traído a Gran Bretaña durante la conquista Normanda en la Edad Media. Por ello no te resultará tan extraño usarlas incluso más veces durante tu aprendizaje del francés.

Más allá de las diferencias fonéticas, el francés es una lengua ideal para aprender después de haber terminado con el inglés. Imaginaos hablar una variación del castellano solo que con una pronunciación alienígena. Imaginaos poder entender la carta de todos los restaurantes de “alta cocina” europea sin problema alguno. Es más,… imaginaos poder endulzar el corazón de un hombre o poder enamorar gatas como Pepe Le Puf 😀

El francés no solo es de Francia, pero también de una gran parte de África, de la polinesia, y del continente americano. Solo fijaos en la Guyana Francesa, Haiti, y Québec.

La lengua de Molière, Dumas, Voltaire, enfin….

La de Alizee 😀

¿Qué otra razón para aprender francés?

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *