Quechua Imperial: Violencia, Unión e Ímpetu

«Si hay algo que me revienta es la constante asociación del quechua con la inocencia y la ternura. Es algo repugnante para mi, pues por consecuencia, el quechua pasa a ser el idioma del lacayo, del cholo del hacendado o de la bestia no-civilizada».

Después de la rebelión de Túpac Amaru y la creación de la República del Perú, el runa-simi ha perdido una gran cantidad de hablantes y, poco a poco a lo largo de los años, presencia. Hasta hace unas cuantas décadas el idioma del legendario imperio del sol había sido reducido a la lengua de los inexistentes para la nueva burocracia peruana.

Lo bueno es que gracias a las políticas de Velasco y al boom gastronómico peruano, que devino en un orgullo peruano (algo falaz, a mi parecer, pero al menos existente), lentamente el idioma quechua está pasando a ser considerado el idioma peruano por excelencia.

Sin embargo creo que encapsular al idioma quechua como un idioma peruano, es uno de los peores errores que se pueden cometer, no solo por razones geográficas (pues el quechua está presente en Ecuador, Bolivia y Argentina) pero también por razones históricas (los incas jamás fueron peruanos bajo un sesgo patriotero, sino un conglomerado burocrático imperial regente sobre varios pueblos).

(Ver min 3:37)

Yo no entiendo al quechua como un símbolo de peruanidad. ¿Por qué demonios deberíamos darle ese beneficio a uno de los 48 idiomas de la república peruana? De ser así un ecuatoriano, argentino o boliviano quechua hablante debería ser considerado tácitamente como «peruano».

Por ello deberíamos repudiar la idea del quechua como idioma peruano por excelencia y deberíamos ser conscientes que hablar quechua no te hace más o menos peruano que, digamos, un pozuzino cuya lengua materna es el tirolés.

Foto de un grupo de peruanos

La comprensión del quechua tiene que ser la de un idioma conglomerativo de DISTINTAS CULTURAS. No de un idioma excluyente.

A pesar de la nueva importancia que el quechua ha ganado en estas últimas décadas, todavía corre la amenaza de que se extinga. De acuerdo a cifras del Gfk (Growth For Knowledge) solo uno o dos de cada diez peruanos hablan el quechua. Esto suena prometedor, sin embargo seis o más de seis quechuahablantes de diez, tienen más de cuarenta años. Esta cifra fue publicada por el diario el Correo el año 2015 y si hacemos las matemáticas, en veinte años más de la mitad de los quechuahablantes tendrán 60 años aproximadamente. De no ser aplicados ciertos cambios en la difusión del idioma, la situación para el quechua podría tornarse color de hormiga.

Sin embargo el idioma quechua tiene ciertas ventajas legales a nivel internacional, pues es reconocido no solo como idioma oficial en Perú pero también en Bolivia y Ecuador (bajo ciertas restricciones).

A pesar de ello, no podemos olvidar la poca efectividad de los gobiernos en latinoamérica. Por ello la difusión del quechua, tiene que ser un movimiento mayoritariamente cultural y no, necesariamente, estatal.

Además de eso es necesario una estandarización internacional. Hay muchos quechuistas que me criticarán diciendo que esto no es algo nuevo bajo el sol y que aún hay querellas, para decidir cual alfabeto tiene que ser utilizado. Bueno, creo que para solucionar este problema podríamos tomar el caso del idioma alemán estándar.

 

El Alemán Estándar y la Biblia de Lutero

En los países germánicos no existe un solo idioma, sino existen varios dialectos, tan diferentes entre sí como lo sería el castellano del francés. Por eso en cada estado, el dialecto de la región más dominante en términos culturales, políticos y militares pasó a ser el idioma oficial. Un ejemplo de este clásico modelo serían los Países Bajos, donde su idioma oficial el neerlandés es conocido coloquialmente como holandés, pues este surgió de la región más dominante de todos los Países Bajos: Holanda.

Sin embargo, en Alemania y, por consecuencia, en el resto de países donde se habla el idioma de Schiller, Mozart y Beethoven, el idioma deutsch (alemán en alemán) se volvió la variedad estandarizada por otras razones.

Martín Lutero, quizá el cristiano protestante más famoso de la historia, en su intento de hacer llegar la palabra de Dios al pueblo del Sacro Imperio Germánico tradujo la biblia al sajón administrativo. Esta era la versión burocrática del sajón (un dialecto alemán) usada en la región de sajonia, justamente en el límite geográfico de dos grupos de alemán: el alto (bávaro, suábo, bado, etc.) y el bajo (plattdeutsch, kölsch, frisio, usw.). Por ello, cuando Lutero publicó su traducción de la biblia, no lo hizo con la intención de parafrasearla palabra por palabra sino sentido por sentido en el idioma de todos. Este biblia fue escrita de tal manera que cualquier alemán pudiera entenderla sin problema alguno. Y justamente el dialecto que usó poseía las características de ambos grupos, del alto y el bajo.

Por ello es más que vital desarrollar un quechua estándar. Quizá siguiendo el modelo de estandarización alemana, habría que fusionar el Quechua I y II creando así una variación que sea razonablemente comprensible en ambos grupos. Y digo razonablemente comprensible, pues después de ser desarrollada tendría que pasar a volverse la lingua de facto que tendría que ser aprendida y usada de manera preferencial por todos los quechua-hablantes.

De ningura manera estoy despreciando los dialectos regionales, pero ¿de que demonios nos sirve una o dos raquíticas astas que cualquiera puede romper facilmente? ¿No sería mejor tener un manojo de astas quasi falange invencible?

Una vez establecida la estandarización sería necesario un producto de similar difusión que la biblia. ¿Sería un género de música en específico? ¿Un libro? ¿Una película? Tendría que ser algo que todos los quechuahablantes deseen tener. Un elemento unificador como la Biblia de Lutero.

 

El idioma Quechua, el idioma de la VIOLENCIA

Si hay algo que me revienta es la constante asociación del quechua con la inocencia y la ternura. Es algo repugnante para mi, pues por consecuencia, el quechua pasa a ser el idioma del lacayo, del cholo del hacendado o de la bestia no-civilizada.

Por ello, yo quiero que el quechua muestre su violencia intrínseca en canciones, historias y todo tipo de folklore. Tenemos que mostrar la brutalidad más hija de puta posible. Solo así puede se puede encender la llama de un idioma y así dejarla arder hasta el atardecer de la historia humana.

Soy miembro de un grupo de amantes del idioma este idioma en facebook y un día se me ocurrió, preguntar en el grupo por las groserías del más alto calibre en quechua. Aunque no me sorprendió, me fastidió, el rechazo que generó tal cuestión.

Yo me pregunto, ¿de qué demonios sirve saber un idioma, si no se puede mandar a la mierda a alguien en dicho sistema semántico, gramatical y fonético?

¿Qué es de un idioma sin su buena dosis de vulgaridad?

Yo tengo la respuesta.

Es NADA.

(Un ejemplo del romántico, tierno y sensible idioma francés.)

Pero incluso más allá de ese importantísimo detalle del lenguaje procaz en un idioma, el quechua tiene que ser usado en distintos géneros de música ACTUALES. Tres excelentes ejemplos son la cantante Renata Flores, la banda de rock Uchpa, y el rapero Liberato Kani.

Creo que sobre todo el rock duro (hard rock) y el rap son ideales para exponer aquella parte escondida del alma quechua. El quechua tiene que ser igual de sangriento que el Yawar Fiesta en sus mejores expresiones artísticas.

No digo que dejemos de componer huaynos, sin embargo propongo que la producción del quechua sea hecha en géneros violentos y transgresores, o al menos actuales o contemporáneos.

El quechua, al igual que cualquier otro idioma en el mundo, tiene que estar en constante cambio y evolución. El quechua tiene que adoptar no solo palabras del castellano (que de hecho ya existen) sino también los anglicismos.

Abogar por una «pureza» del idioma y de sus expresiones artísticas, solo va ahogar la vitalidad del idioma.

Si estámos orgullosos del imperio inca, entonces al mismo tiempo NO podemos ser regionalistas o peruanos patrioteros. Identificarse con el imperio inca no es ser peruano, ni boliviano, ni ecuatoriano.  Es ser todos y uno al mismo tiempo. Es ut omnes unum sint.

Radwulf

25.05.2020

Fuentes:

Cifras del GFK: https://diariocorreo.pe/peru/el-segundo-idioma-mas-hablado-en-el-peru-es-el-quechua-628147/

El Alemán de Lutero: https://www.uni-bonn.de/neues/228-2014

 

Autor: Radwulf93

My name is Raúl Valero and I was born just next to the great Titicaca lake in the peruvian side of the border. Since I was fifteen years old I have shown interest for movies and in my early twenties for languages in general. I'm deeply in love with cinema and european languages alike. "Kinolingua" stands for "Kino", that is "cinema" or "movement"; and "lingua", for "tongue" and "language". I was thinking about writing a long biography, but I guess it would be just an egocentric literary jerk-off. If you have any questions about me, feel free to write me an e-mail to "rauval1@gmail.com" . I hope you enjoy my blog. Sincerely, R.