Vampiros Lesbos – Film ideal para lanzar en un finde

El prolífico director español Jesús Franco una vez dijo “yo no considero que haya hecho buenas películas, considero que he hecho unas películas más repugnantes que otras”. Creo que cuando hablamos de Vampyros Lesbos, el comentario de Jesús Franco resulta ser muy modesto.

No creo que sería justo ni sensato elevar a Vampyros Lesbos a la categoría de obra maestra, pero tratarla de una mala película o de un trabajo mediocre… no lo creo.

La historia es una re-imaginación lesbica de Drácula (como lo oyen, por más hilarante que suene). Una chica tiene que ir a una isla para tratar acerca de una herencia con una condesa. Esta resulta ser una vampira que la vuelve su esclava mental y luego, a su viaje de regreso la acecha. Nada fuera de lo común.

En otras circunstancias ni siquiera me habría dado el trabajo de escribir acerca de una película así. Sin embargo, este filme tiene un gran lista de seguidores en la profundidad del underground cinéfilo de serie-B.

¿Por qué?

Yo creo que ésta película cuenta con un je ne sais quoi justificado en varios elementos que la hacen sobresalir de cualquier película erótica barata de los 70s.

En primer lugar la presencia escénica de la antagonista de la película, Soledad Miranda (como Susann Korda), es cautivante con su mirada, su voz (o de la que hizo el doblaje en alemán), y su belleza física sevillana; que al final solo deseas ser mordido por ella.

En segundo lugar, la dirección de arte y fotografía ayudan mucho en crear un atmósfera totalmente propia de una fina pintura erótica. Lo cual es visto al inicio del filme cuando Franco vuelve a tocar de nuevo el leitmotif de su filmografía entera: el del espectáculo sensual en un algún club in en algún lugar de Europa (en este caso Asia).

En tercer lugar, el valor de producción del impresionante paisaje de Istanbul, Turquía; y Alicante, España; le dan el look de una película de mayor presupuesto.

Por último, hay cuatro elementos en la película que son mostrados regularmente para ayudar en los cambios de escena o en momentos importantes.

Opino que es una simbología muy simplona. Al parecer la cometa es el alma, muerte o liberación de la vampira al final de la película. El escorpión es claramente la vampira como depredador y por último la mariposa es la presa. Hay simbologías mil veces mejores en otras obras, pero sin embargo estos detalles le dan un buen toque a filmes baratos de este género.

Al final de ver Vampiros Lesbos, a pesar del poco desarrollo de los personajes y de la historia… ¿convencional? (no lo creo, estamos hablando de vampiras lesbicas, ¿qué tan convencional es eso?); no se siente como una perdida de tiempo. Visualmente la película es muy atractiva, además la música groovy setentera le da un sabor muy único.

Tengo que confesar que la música es inducente a fumar un buen porro de yerba mientras uno ve este drama amoroso y vampiresco de una guapísima Soledad Miranda con Ewa Strömberg. Ideal para relajarse un fin de semana cuando no hay nada que ver. Vampiros Lesbos es simplemente perfecta para eso.

Radwulf

06/11/2018

Fuentes:

Autor: Radwulf93

My name is Raúl Valero and I was born just next to the great Titicaca lake in the peruvian side of the border. Since I was fifteen years old I have shown interest for movies and in my early twenties for languages in general. I'm deeply in love with cinema and european languages alike. "Kinolingua" stands for "Kino", that is "cinema" or "movement"; and "lingua", for "tongue" and "language". I was thinking about writing a long biography, but I guess it would be just an egocentric literary jerk-off. If you have any questions about me, feel free to write me an e-mail to "rauval1@gmail.com" . I hope you enjoy my blog. Sincerely, R.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *