Curiosidades de ciertos idiomas europeos

No puedes imaginarte o tener una idea de como funciona el procesamiento de información de tu mente si jamás has aprendido otro idioma.

Imaginaos que solo hayáis usado Windows durante diez o veinte años y un día se os presentase la oportunidad de usar Apple o Linux.

Algo así es aprender un idioma. Cuando nacemos y somo criados por nuestros padres, ellos nos introducen un sistema operativo en nuestra CPU por así decirlo.

En el caso de los idiomas no hay uno perfecto, cada uno tiene sus pros y contras. Algunos tienen mayor cantidad de usuarios, otros son más complejos, otros son más user-friendly, etc.

Hoy hablaré de las curiosidades de ciertos sistemas operativos que aprendí y de como se diferencian del castellano.

 

INGLÉS

Cuando se empezaron a publicar los primeros libros impresos en Inglaterra, no existía una regla general sobre la ortografía correcta. Además habían distintas pronunciaciones en todo el país por lo que en cada lugar se imprimía distinto.

Un ejemplo es la palabra jump que algunos imprimían como jamp porque efectivamente ellos lo pronunciaban con una a (“yamp”). Sin embargo había otros que lo pronunciaban con una como en la palabra food, así que imprimían jump.

Sucedió algo similar con la palabra prove. Muchos la pronunciaban como “prof” pero otros como “pruf”. Es más en el tiempo de Shakespeare como love prove tenían exactamente la misma pronunciación, funcionaban como rima.

“If this be error and upon me proved,

I never writ, nor no man ever loved.” – Soneto 116

Hoy en día la rima se ha perdido debido a la pronunciación moderna.

¿Qué pasó?

Gracias a la confusión que hubo para establecer una ortografía correcta en el idioma escrito, hay varias irregularidades en las reglas de pronunciación actual.

Por ejemplo antiguamente se pronunciaba la h en palabras como what, which, why. De hecho hay una broma en la serie Family Guy en que Stewie se empeña a decir cool whip en vez de cool whip.

La pronunciación antigua de la h se mantiene aún en who, ¡muy a pesar de que debería haber desaparecido al igual que en sus contrapartes!

Por todo ello, las reglas de pronunciación son toda una locura y una completa mezcolanza de excepciones.

 

ALEMÁN

Para empezar, el alemán es un idioma al cual le gusta aglutinar palabras y crear nuevos términos extensos. Un ejemplo es la palabra compuesta “complemento alimenticio” que en alemán sería “Nahrungsmittelzusatzstoff”.

¿Por qué tan larga?

Porque cada elemento de la palabra nos clarifica exactamente de lo que hablamos. Si la descomponemos tenemos lo siguiente:

Nahrungs = alimento: Se pone una “s” que indica pertenencia a la palabra.

mittel = medio: En este caso funciona como cuando decimos “El fin no justifica los medios”. Es decir que el “medio” es el elemento para conseguir algo.

zusatz = aditivo/complemento

stoff = materia/cosa

Quizá alguna vez hayáis escuchado que el alemán es el idioma más preciso que existe. Eso es porque sus palabras tienen tantos elementos que uno sabe exactamente de lo que está hablando su interlocutor.

Un elemento típico en los verbos alemanes es el prefijo que literalmente prefija el significado exacto. Por ejemplo la palabra finden significa encontrar. Solo que si le agregas los prefijos vor, be, heraus cambiarás el sentido de la palabra.

finden = encontrar

vorfinden = hallar algo de casualidad que no estabas buscando

(sich) befinden = encontrar(se) en un lugar.

herausfinden = averigüar

La regla lingüística del 1+1=1 (un concepto más otro concepto, hacen un nuevo concepto) hace que el idioma sea más claro y accesible. En especial si el idioma trata de usar palabras comunes del vocabulario del día a día. Por ejemplo:

Zahnarzt: “Dientemédico” u odontólogo.

Hausschnecke: “Casababosa” o caracol, pues se trata de una babosa dentro de una caparazón/casa.

Sternkunde: “Estrellaconocimiento” o astronomía.

El problema del castellano es que muchas veces se emplean términos sacados directamente del griego en vez de crear nuevos términos con las palabras cotidianas. Por ejemplo a un niño le costaría entender los términos caracol, astrónomo, o foco; porque necesitaría a alguien que se lo defina. En cambio en alemán uno ya tiene una idea del significado por la familiaridad que se tiene con los elementos de la palabra compuesta.

Otra curiosidad del alemán es que los números a partir del 21 se dicen al revés.

En vez de decir veintiuno, en alemán se diría uno y veinte.

La cifra 27 839 que en castellano es “veintisiete mil ochocientos treinta y nueve” en alemán sería “siete y veinte mil ochocientos nueve y treinta”.

¿Complicado?

Pasemos al siguiente idioma.

 

FRANCÉS

En castellano antiguo uno podía decir cosas como “Yo soy en Madrid” y se hubiese entendido como “Yo estoy en Madrid”. Sin embargo con el tiempo se empezó a usar el verbo estar para diferenciar. Lo estupendo del francés es que no tenemos que aprender los verbos ser y estar. En francés solo existe el être, ¡que es una combinación de ambos verbos!

Por otro lado en francés al igual que en italiano se usan las apostrofes para abreviar cosas que normalmente en el lenguaje hablado no decimos. Por ejemplo en castellano escribimos “la alpaca”. Sin embargo en el lenguaje hablado decimos “l’alpaca” pues hay una innegable liaison (conexión) entre el artículo y el sustantivo hablado.

Creo que sería más práctico unir así los sustantivos y los artículos, lamentablemente en castellano “no es correcto”.

¡Sorpresa!

En francés eso es aceptado y se diría  “l’alpaga”.

Otro dato curioso del francés es su sistema numérico. Aunque en Suiza y Bélgica, se cuentan los números al igual que en el resto del mundo hispanohablante, en Francia, por el contrario, hasta el número 70 las cosas cambian completamente.

Veréis antiguamente en Francia todos los grupos étnicos tenían distintos tipos de sistemas de conteo. Entonces uno de los Luises decidió estandarizar el sistema numérico combinando el sistema centésimal con el vigésimal.

El resultado fue un Frankenstein nada uniforme:

68 sesenta y ocho, soixante-huit

69 sesenta y nueve, soixante-neuf

70 setenta, soixante-dix

71 setenta y uno, soixante-onze

72 setenta y dos, soixante-douze

¿Habéis notado la diferencia?

70 en francés se dice literalmente “sesenta y diez”, progresivamente los números van en orden como “sesenta y once”, “sesenta y doce”, “sesenta y trece”, “sesenta y catorce”, etc.

¿Dolor de cabeza?

Ahora viene el plat de résistance:

80 ochenta, quatre-vingt

81 ochenta y uno, quatre-vingt et un

82 ochenta y dos, quatre-vingt deux

….

90 noventa, quatre-vingt dix

91 noventa y uno, quatre-vingt onze

No sé si habéis comprendido pero 80 en francés se traduce a “cuatro por veinte”. 81 es lo mismo solo que se le agrega un dígito más: “cuatro por veinte y uno”. Lo mismo sucede con los que continúan. Como se dan cuenta a partir del noventa se usan los “diez”, “onze”,”trece”, etc. para modificar los valores.

 

Quizá todo esto suene complicado pero cuando lo aprendes, tu mente aprende también a pensar de maneras distintas. Esas rarezas del idioma nos amplían nuestros horizontes. Con el inglés aprendí que no necesariamente lo que se escribe es lo que se pronuncia, con el alemán a ser más preciso, y con el francés a contar con otro punto de vista.

Escrito por Raúl A. “Radwulf” Valero Chávez

02/05/2018

 

 

 

Publicado por

Radwulf93

My name is Raúl Valero and I was born just next to the great Titicaca lake in the peruvian side of the border. Since I was fifteen years old I have shown interest for movies and in my early twenties for languages in general. I'm deeply in love with cinema and european languages alike. "Kinolingua" stands for "Kino", that is "cinema" or "movement"; and "lingua", for "tongue" and "language". I was thinking about writing a long biography, but I guess it would be just an egocentric literary jerk-off. If you have any questions about me, feel free to write me an e-mail to "rauval1@gmail.com" . I hope you enjoy my blog. Sincerely, R.

2 comentarios sobre “Curiosidades de ciertos idiomas europeos”

  1. Hola , te vengo leyendo desde hace unas semanas y tengo una duda. Por qué en todos tus textos suenas como medio acomplejado , como de tu color de piel , rasgos y nacionalidad? Solo por curiosidad , es interesante lo que escribes , pero no puedo evitar sentir que estás muy acomplejado por dentro cuando escribes tus textos. Saludos

    1. Perdona, pero no te puedo responder si no me das citas concretas de la razón por la cual tú me percibes como “acomplejado”. Es lo mismo que yo diga “me parece que no tienes la mínima idea de lo que hablas”, sin embargo es muy probable que haya razones para decir lo que dices. El problema sería que yo desconocería tus razones. Sé más específico porfas 😉 . Slds.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *